La tercera parte de este libro se refiere a las etapas de transformación a través de las cuales el mago lleva a su discípulo. Las he denominado los siete pasos de la alquimia, los cuales comienzan con el nacimiento y conducen, con el tiempo, a la transformación total.

La alquimia consiste en transformar las cosas en oro, la
sustancia perfecta e incorruptible. En términos humanos, el oro es un símbolo de la pureza de espíritu. Los siete pasos de la alquimia se realizan cuando la persona deja atrás todas las limitaciones, se libera de todos sus temores y toma consciencia del espíritu puro que lleva dentro. No hay otro viaje más asombroso.

En la época de Arturo lo habrían llamado una búsqueda, y el objetivo
supremo de esa búsqueda siempre fue encontrar el Santo Grial, el símbolo más poderoso de la pureza de espíritu. Por lo tanto, para mí la alquimia y el Grial son la misma cosa.

En ambos casos hay una búsqueda
profunda del aspecto eterno de la vida que trae consigo lo que todos soñamos: el amor puro, la felicidad pura, la realización pura en el espíritu. No importa si se lee primero la segunda o la tercera parte.

Cada una tiene su estilo y enfoque propios, pero
ambas provienen del mundo del mago. Merlín vive en ambas y su objetivo siempre es el mismo: enseñamos a cada uno de nosotros cómo lograr la perfección a la que tiene derecho la carne.

Por último, este libro describe la aventura que nos llevará de una vida dominada por el ego y todas sus
luchas, a una vida dominada por los milagros. Cada cual aprende a su propio ritmo, pero nuestra sed de milagros es tal que me gustaría estar con usted el día en que el conocimiento del mago comience a aflorar y, con él, su nueva vida.

Lo que le espera al final es nada menos que el florecimiento pleno del potencial de su
espíritu. Nota: El mago, siendo un profeta, no tiene género. Es sólo la imperfección del idioma la que convierte a Merlín en un “él” (como lo hace también con los vocablos Dios, sabio, adivino y muchos otros que están más allá de lo masculino o femenino).

A falta de un término neutral, deseo aclarar que la palabra mago se refiere
aquí tanto a las mujeres como a los hombres. Vale la pena reconocer que, en nuestra sociedad, han sido las mujeres quienes más pronto han acogido el retomo de lo mágico.

2 Comments:

  1. Janeth said...
    Hola Wizard, cada entrada es mas interesante, me quedo extasiada leyendo estas lineas de Chopra, realmente es fascinante, la transformacion es importante cambiar las viejas costumbres por nuevas formas de ver las cosas con mas amplitud y es asi que la escritura se evidencia una ves mas “A vino nuevo, odres nuevos” Porque si no, qué pasa, pues se rompen los odres, se desparrama el vino y nos quedamos sin odres ni vino; es decir, ni con lo antiguo, porque se nos ha estropeado, ni con lo nuevo, porque se ha desparramado.
    alma said...
    El mago como aquel que nos enseña y nos ayuda a pasar el umbral. La linea de los mundos...

Post a Comment